Los clientes compraron una vivienda antigua y había que actualizarla en cuanto a instalaciones, distribución y estilo, según sus necesidades.

El resultado de la reforma integral de la casa fue conseguir espacios más amplios, luminosos y específicos para cada uso, con materiales neutros y sin llegar a encarecer el presupuesto final.