En esta reforma integral en la Garriga, invertimos los espacios en una vivienda de dos plantas. El cliente quería aprovechar la planta más alta para la zona de día y dejar las habitaciones en la planta inferior, de manera que se creó un espacio diáfano para la zona de estar y comedor, una cocina independiente y un baño. En la planta inferior se distribuyó el espacio en las habitaciones que necesitaban los clientes.

Los materiales que se escogieron, de tonalidades neutras, realzan los espacios con un ambiente relajado. El pavimento de Porcelanosa, simula un parquet natural pero se trata de una baldosa de alta calidad.