En esta obra nueva en Sant Andreu de Llavaneres, los clientes ya habían empezado a construir la estructura de la vivienda cuando contactaron con nosotros para la realización de un proyecto de interiorismo; y con unas vistas privilegiadas a mar y montaña, los espacios eran suficientemente amplios para hacer cabida a todas las necesidades de esta familia.

Por lo tanto, nuestra propuesta de proyecto fue seguir unas líneas muy minimalistas, utilizando materiales de acabado medio, pero cubriendo todas las necesidades específicas de esta familia; teniendo en cuenta que no necesitaban un diseño de acabados caros porque la casa ya era suficientemente impresionante.

 

De este modo, la cocina se diseñó separada del comedor con una gran puerta, que permitía tener el espacio abierto, o cerrarlo en momentos de necesidad. Además, los espacios disfrutaban de una gran altura, cosa que hizo que nuestro diseño tuviera en cuenta todos los detalles de la parte superior de las paredes para no dejar las alturas sin ningún elemento.

 

En la primera planta se distribuyeron las habitaciones; dónde la habitación principal se diseñó de forma que albergara un vestidor y baño abierto, con la cama orien
tada al ventanal para disfrutar de las vistas. Y la habitación infantil fue diseñada con un altillo al cual se accede con una escalera de peldaños samba, y se creó un degradado en la pintura de la pared frontal, que da en el espacio un carácter diferente.

 

 

En la parte baja de la vivienda se creó un espacio que permitía a la familia crear reuniones en invierno, con zona de juego, bodega y cocina. Junto con garaje de amplias dimensiones donde hacer cabida a su colección de motocicletas.

Y finalmente se trabajó el exterior, que también fue un punto importante en nuestro diseño, donde se trabajó todo el mobiliario exterior junto con un espacio de barbacoa y piscina.