A diferencia otros proyectos, las clientas que contactaron con nosotros para llevar a cabo el diseño y proyecto de interiorismo del espacio y reforma parcial. En este caso, nuestras clientas formaban una unidad familiar monoparental; una madre y su hija que requerían unas necesidades específicas debido a su situación familiar, necesitaban dos espacios de día diferenciados para, en ciertos momentos, poder hacer vida cada una por separado. Pero siempre teniendo en cuenta el futuro, en el cual la hija podría no estar en casa.

Nuestra propuesta fue eliminar una de las tres habitaciones, que no necesitaban, y convertirla en una cocina, así ampliar el espacio de sala de estar para poder tener diferentes zonas para realizar varias actividades. De este modo, si la hija trae invitados, puede disfrutar de la sala de estar y la madre puede tener privacitat en la cocina y/o habitación, pero si se encuentran solas, pueden compartir la sala de estar, donde tienen diferentes zonas de actividades para cada una.

Uno de nuestros condicionantes en el diseño era hacer todo aquello que necesitaban con un presupuesto muy acotat y cercado. De este modo, la parte más importante del presupuesto se destinó a revestimientos y electricidad nueva, mientras que para el mobiliario optamos para combinar varios elementos de IKEA (sobre todo el modelo Besta) para las habitaciones y la sala de estar. Y la propietaria realizó un gran trabajo al restaurar ciertos muebles que ya tenían y al realizar las pantallas de las luminarias.

 


De este modo pudimos hacer un diseño flexible que se adaptara a los cambios necesarios de la familia, adaptándolo a las necesidades actuales del momento. Y siempre teniendo mucho en cuenta el presupuesto, donde siempre nos ajustamos segundo las e
specificaciones de cada cliente.